DESDE LAS PROFUNDIDADES DE MÚSICA DEL MAR SENTIMOS RENACER A QUEEN

En esta ocasión cambiamos nuestro reportaje anual sobre el NOSINMÚSICA para presentar esta serie de conciertos de ‘Música del Mar’, centrándonos concretamente en el espectacular tributo a Queen con su show: ‘God Save The Queen’ en su gira internacional. Desde el 1998 nació DSR (Dios Salve a la Reina) de la mano de Pablo Padín (piano y voz); Francisco Calgaro (guitarra, coros y teclados); Matías Albornoz (batería y coros) y Ezequiel Tibaldo (bajo). Como tributo han programado diferentes formatos como ‘A Kind of Magic Tour’, ‘Queen Symphonic’, ‘Don’t Stop me now’ o el show que abordamos a continuación ‘God Save The Queen’, que se representa de nuevo en España tras el éxito de sus giras anteriores.
Aunque algún escéptico pueda pensar que tanta loa a este tributo es exagerada, hay que advertir que no solo los periódicos o blogueros de turno nos quedamos boquiabiertos con el parentesco de su voz, sino que incluso medios reconocidos como la revista ’Rolling Stones’ les considera “la mejor banda tributo del planeta”. Incluso el propio Brian May, guitarrista de Queen o la propia madre de Freddy Mercury han alabado la calidad de DSR.
Oliver Salas Herrera (www.creacionesmuscaria.com)

Antes de comenzar esta mística experiencia me gustaría explicar la interesante estrategia cultural y comercial que se está llevando a cabo este mes de julio en Cádiz. La capital da un paso más cada año en su modernización y apuesta con más intensidad que nunca por la música. Para ello el Ayuntamiento y la organización del NOSINMÚSICA han presentado distintos conciertos previos y posteriores al festival anual, sacándole el máximo partido a la inversión en instalaciones y a su fabulosa localización “a la orillita del mar” en el muelle de la ciudad. Esta miscelánea de eventos durante el mes de julio se unen bajo el nombre de ‘Música del Mar’, y en ella participan este año artistas como Leiva (concierto del pasado 8 de julio); Queen (pasado sábado 15); y, tras el NOSINMÚSICA 2017 (20, 21, 22 de julio); el cierre irá de la mano de Manu Carrasco el 29 de julio.

 

A las 22.15 comenzó el concierto con los teloneros ‘Mind Le Zep’, un espectacular tributo gaditano a Led Zeppelin cuyo sonido profesional (vocal e instrumental), recibió una cálida acogida entre los sorprendidos asistentes. Lo cierto es que desde la organización debieron dejarles tocar más temas ya que el público así lo llegó a pedir y hubo un extenso retraso que lo hubiese permitido. Pese a todo y como se suele decir… “lo bueno se hace esperar”. Y por suerte, así fue. Además se produjo una inesperada sorpresa para todos ya que un chico (con permiso de la organización), subió al escenario e hizo subir a su chica para pedirle matrimonio. Tras seis años de noviazgo la chica dijo que sí con Cádiz y la mar como testigos.

CON FIRMA DSC 0074

Y tras la sorpresa de ‘Mind Le Zep’ y los prometidos llegó al fin ’Dios Salve a la Reina’. El grupo pisó el escenario con determinación desde el segundo uno. Sorprendió, emocionó, sedujo, provocó y encandiló. La calidad en la imitación de los gestos, la elección del vestuario, la selección de los temas más míticos y por su puesto el extraordinario parentesco de la voz de Pablo Padín llegan a lograr el efecto deseado: olvidas que era un tributo. Durante su actuación tocaba el piano -pese algún problema técnico en los primeros temas-, paseaba con su capa y corona, saltaba seductor de un lado a otro con su fabulosa chaqueta amarilla y conectaba cómicamente con su público con esas camisetas de tirantes de estampados coloridos. A medida que avanzaba el espectáculo se percibía que todos allí presentes habían entrado a formar parte del juego llegando a creer que estabas ante el gran Freddie Mercury. Con tal talento vocal, maravillosa banda instrumental y gracias también a la estupenda sonorización, era imposible no fluir con el sueño.

CON FIRMA DSC 0180

Durante el concierto hubo temas movidos como ‘Crazy Little Thing Called Love’; grandiosas interacciones con el público como permiten las palmas en ‘We Will Rock You’; divertidas melodías como las de ‘Another One Bites the Dust’, etc. Pero para mí el momentazo melódico de ‘Bohemian Rhapsody’ se llevó la palma. “Freddie” tocaba el piano y su voz cargada de matices con una ejecución técnica impresionante a la par que emotiva. Era tal el parentesco sin parangón que su propia voz hizo desaparecer a Pablo Padín. Fue magia. Y esta magia se repetía continuamente y cada vez duraba más tiempo hasta que finalmente se hizo un continuo. Al poco de empezar ya no había tributo, veíamos a Queen.

Más de una hora de fantasía donde el sonido y la imagen nos transportaban a todos y a todas a un deseo compartido y que a pesar del escepticismo se hizo realidad: Queen estaba en directo ante nosotros. Por este motivo os sugiero que si ‘Dios Salve a la Reina’ visita vuestra ciudad, no dejéis de ir. Recordad: No iréis a un concierto. Iréis a un sueño. Solo tenéis que dejaros llevar.

Posdata: No dejéis de acudir al muelle de Cadiz. Os espera el NOSINMÚSICA 2017 los días 20, 21, 22 de julio. ENLACES: (Teloneros) Mind Le Zep,  Dios Salve a la Reina (DSR) / Autor: OLIVER SALAS HERRERA