GARAJE JACK SE LLEVA EL SABOR A SAL EN SU DESPEDIDA

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015) Bárbara Téllez, emergentes
Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015)
Garaje Jack es una banda que lleva más de 10 años repartiendo rock por las salas de Madrid. Con 4 álbumes de estudio y un disco del directo en la sala Joy Eslava, se han hecho un hueco en el panorama emergente nacional. Sus temas fluyen entre ritmos  fuertes y riffs decididos, con una voz llena de carácter y una verdadera rock’n’roll actitud. Sus álbumes están llenos de matices y en directo son una bomba de energía.
No es un secreto que no es nada fácil vivir de la música. Los músicos se pluriemplean y dedican todo su tiempo libre a su proyecto. Practicamos los temas, aprendemos de redes, de management… y luchamos. Garaje Jack ha luchado y ha crecido durante 10 años, pero en este momento las circunstancias no les permiten seguir apostando su proyecto. Nos han llenado de buenas canciones y de buenos momentos y el pasado día 30 de mayo tuvimos que despedirnos de ellos, pero lo hicimos a su manera y, como no podía ser de otra manera, fue con una gran fiesta.
Bárbara Téllez (@Bbemergentes) y Carlos Silva (@CSilva87)

Daban las 12 de la noche y había nervios hasta en la cola. Hacía un tiempo que no disfrutábamos del directo de Garaje Jack y entre los que íbamos cogiendo sitio se sentía la emoción. Han sido muchos conciertos, muchas noches, muchas salas… Los hemos visto crecer, hemos gritado con ellos, hemos bailado y nos hemos desahogado; pero el pasado día 30, también lloramos con ellos.

Pero empecemos por el principio. Los garaje Jack repasaron su repertorio empezando por su faceta más rockera. Toda la Caracol se incendió con el clásico “Alma en celo”, desde donde pasaron a “Valiente”, solazo de Óscar incluído, y al animado “Poco importa”. Tres temazos a tope de energía para abrir el concierto en la cumbre. Tan suyo como ellos mismos, estaban dispuestos a morir con las botas puestas.

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015) Bárbara Téllez, emergentes

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015)

 

Y es que los Garaje Jack son Rock’n’Roll. Derrochan carácter por los cuatro costados y guían al espectador por un repertorio cargado de fuerza y optimismo. Laura Rubio (voz) es una máquina que irradia energía. Sube, baja, baila y agita la pandereta sin perder contacto visual con el público. Conecta contigo y te llena de con su espíritu positivo.

Pero esta banda no es sólo ímpetu y no podía faltar en este concierto un apartado para las grandes baladas de Garaje Jack. Comenzaron recuperando el suave “Cinco Flores” para seguir con “Sólo tengo que insistir”, en el que disfrutamos de los molones solos de Joe Eceiza. Fluimos sobre los 4 álbumes de estudio de los garajeros disfrutando de su lado más sensible. “A flor de piel” puso a Óscar al borde del escenario mientras la Caracol coreaba a voz en grito y todos empezamos a emocionarnos.

 

 

 

La banda abandonó entonces el escenario para dejar a Óscar y Laura a cargo de los temas más lentos. Laura nos impregnó a todos con su dulzura en “La llamada de las 6” y se dejó llevar visiblemente emocionada. Sonreía abrazada a Óscar y bromeó, pero siguió adelante y nos conquistó con “R.J.”, que trajo de nuevo a la banda al escenario y dio por terminada la moñez (palabras suyas XD)

No es fácil llevar un concierto de rock a un punto tan íntimo, pero los Garaje Jack supieron desnudarse delante de todos y hacernos parte de todo. Y ésta es una de las cosas que más me gustan de Garaje Jack. No es el ímpetu, ni el espíritu optimista. Son esas canciones, que cuentan tu historia y te animan a luchar y a no rendirte. Y así entendieron los garajeros el concierto, porque de la faceta más íntima pasamos a la más apasionada.

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015) Bárbara Téllez, emergentes

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015)

Abrieron el ciclo con “Tú dirás”, el lado que rompe en la ruptura, y la cerraron con “Tú y yo”, el lado herido y con el corazón roto en el que Laura se abrió en carne viva para acabar de rodillas en el suelo. Para mi gusto entre estas dos perspectivas estuvo lo mejor del concierto: Energía, pasión, lucha… Garaje Jack en estado puro.

No podían faltar emblemas como “Sabor a sal”, que unió a la Caracol en el himno más representativo de esta banda y volvió a emocionar a Laura. Con ese final de infarto la energía estaba por las nubes y era el momento perfecto para “Bulevar”, que comenzó con su riff característico y puso a toda la sala a bailar. Óscar al borde del escenario, Jorge tocando por los suelos y Trujo dándolo todo a las baquetas  nos llevaron al borde del delirio mientras cantábamos uno de los temas más pegadizos de Garaje Jack.

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015) Bárbara Téllez, emergentes

Último concierto de Garaje Jack (Caracol, 30 mayo 2015)

Aún les quedaban ases en la manga, y es que no podían faltar temas de corte más melódico como “Sin Red” o “Bumerán”, ni el clásico “Dame más”, en el que los garajeros recibieron de nuevo el arrope del público de principio a fin. Y cómo no, la versión de esta banda madrileña, un clásico de sus directos: “Whole lota love”, que desató la locura total en el escenario y llevó a Laura al suelo y a Óscar a usar el pie del micro como slide.

Se despidieron como un “hasta siempre” y nosotros con un “hasta pronto”.

 

No es un secreto que Garaje Jack es una de mis bandas favoritas. Me gustan sus temas. Me gusta su punto de vista positivo y energético, me gusta que miren a los problemas a la cara y escriban canciones que te animen a luchar. Me gusta que amen la vida y amen la música y me encanta ver todo eso cuando tocan en directo.
Admito que al final del concierto me sentía en parte triste, pero en parte también estaba eufórica y llena de energía. Y es que los Garaje Jack son así y es por eso son una de mis bandas favoritas.
No tocaron “Adios Jack”. Espero que sea porque planean volver cuando pase el bache, así que yo tampoco voy a cerrar la crónica con esa frase. Me voy a limitar a terminar con la frase que más me inspira: “Alguna vez perdí con las cartas buenas, o tal vez no era mi oportunidad. A veces sale bien y otras te la juegas, pero juegas, y eso me hace respirar”.
Gracias, Garaje Jack, y hasta pronto.