LOS FESSER, DOBLETE EN COSTELLO

Los Fesser - Costello
Cuando salí del Navirock de Los Fesser fui consciente de una cosa: Por muy pesado que sea trabajar en los conciertos, me gusta salir de allí sabiendo que voy a contar lo mucho que me ha gustado. Tenía la espinita clavada, así que cuando Los Fesser anunciaron las dos fechas en Costello las apunté en mayúsculas en la agenda. Y aquí estoy contándoos lo bien que me lo pasé y eligiendo las fotos en las que conseguí congelarlos disfrutando como enanos.
Bárbara Téllez (@BbEmergentes)

Segunda noche consecutiva de Los Fesser en Costello y la sala se iba llenando de gente expectante. Las fotos y los vídeos del jueves nos habían servido de calentamiento y cuando arrancó “Caminos cruzados”  ya se oían los primeros coros de la noche. Aquella era una noche de presentaciones, pero también un repaso de los 2 discos de estudio que han traído a Los Fesser hasta este punto. No podían faltar temas como “Adictos a los dos” o “Nadie tiene miedo” , que nos dejó lo mejor de la compenetración de esta banda que apunta al cielo.

Descubrimos el nuevo “Naufragados“, que intercalaba los ágiles punteos de Alberto Peto con la voz de Billi Fesser y nos abrimos el apetito para ese nuevo disco que ya se aproxima. Afortunadamente, calmamos las ansias con “Fuertes otra vez“, que conquistaba corazones para reventar en un subidón de energía final” y “Frío o calor“, que propulsaba los ánimos de la sala entre palmas y coros.

Para mi gusto uno de los puntos fuertes de Los Fesser es la complicidad de la banda

Para mi gusto uno de los puntos fuertes de Los Fesser es la complicidad de la banda y me lo gocé como una enana con los cambios de dinámicas y los detalles intercalados en medio de todas partes. Los arreglos de Sergio Valdehita a las teclas salpicaban de energía las bases precisas de Nacho Mata (batería) y Javi Delgado (bajo) y nos dejamos llevar por ellos en “Una historia sin final” y “Quédate a dormir“, que acabó por reventar en un juego de intensidades que quedó rubricado por el slide de Alberto.

Llegaba el momento de la colaboración de la noche y la increíble Belén Arjona subía  al escenario a cantar “Oxidado“. Qué voy a decir, si aquí no puedo ser imparcial. Me sale la antigua cantante que llevo dentro. Cómo canta Belén Arjona y qué buen rollo da. Y lo voy a decir otra vez: cómo canta Belén Arjona. Me vuelve loca su precisión, su capacidad de dar toda la intensidad del mundo sin forzar ni un decibelio y porque da gusto ver voces femeninas haciendo Rock and Roll con ese gusto y esa actitud.

Cómo canta Belén Arjona y qué buen rollo da. Y lo voy a decir otra vez: cómo canta Belén Arjona.

La recta final se acercaba y Los Fesser se despedían con “Alexander Supertramp“, otro de los temas nuevos. A mí me dices que un tema homenajea al espíritu de “Hacia Rutas Salvajes” y yo suelto el boli y escucho hasta con los ojos. Sólo os diré una cosa: Quiero tener ese disco nuevo ya!

Los Fesser abandonaban el escenario y las peticiones de “Otra” no se hicieron esperar. Las luces del escenario acompañaban los cánticos y entonces Los Fesser pusieron en marcha la chorrada más divertida que he visto para jalear al público. Si no habéis ido nunca a Costello primero os pongo en antecedentes: el camerino está detrás del escenario y normalmente la banda cierra la puerta cuando entra. Según los gritos se iban calentando sea abrió la puerta un segundo y aparecía Alberto absolutamente quieto y súper serio. Aplausos, se cierra la puerta, la gente grita… y aparece Bili. Más aplausos, locura, se cierra la puerta… y al abrirse no hay nadie. Al final salieron al escenario entre risas mientras el público aullaba.

Los Fesser en Costello

El bis comenzaba recuperando el baladón de Los Fesser: “Japón“, que reivindicaba el fin de las historias tristes. Los coros se extendían por la sala mientras Bili cantaba echando el corazón. Lo cerraron con un momentazo de bajo y guitarra y nos llevaron directos a uno de los temas insignia de esta banda: “Si la música es ruido”. Volví a soltar el boli y la cámara de fotos. En “Si la música es ruido” sólo canto y lo hago por dos razones: la letra  (que me hace sentir comprendida y acompañada y me llena de fuerzas) y el porque a veces me vienen imágenes del videoclip (que es un homenaje precioso a la música y a la cultura en general y en el que encima tuve el placer de participar un poquito 🙂 ).

Los Fesser no podían irse de allí sin tocar “365 (Agarrado)“,  y lo hicieron al grito de “Bueno, la última y nos tajamos!”. Nosotros lo celebramos cantando el “Agarrado, agarrado, agarrado” como una plegaria por encontrar las fuerzas para seguir luchando. Nos dividieron en dos para cantar los coros del final, aunque esta vez no nos separamos entre chicos y chicas, y nos lo gozamos cantando con ellos y escenificando la batalla que siempre acompaña los conciertos de Los Fesser.

A continuación os dejamos algunas de las mejores fotos. La galería completa aquí

Los Fesser en Costello

Galería Completa

Leave a Reply

Your email address will not be published.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *