EL ENEMIGO: FESTIVAL GIGANTE 2017 (o algo así)

Esta vez lo voy a hacer un poco diferente. Antes de contaros cómo fue el Festival Gigante os voy a contar cómo es el postfesti. Os voy a contar qué estoy haciendo estos días y por qué he decidido publicar un artículo que hay que ir completando continuamente.
William Miller, El Enemigo.

 

Al margen del sueño acumulado y el dolor de piernas, después de un festi uno llega a casa con 3 tarjetas de memoria llenas y como un millón de fotografías que te hacen sentir vergüenza de ti mismo. Las copias, las clasificas, las etiquetas y te pones a hacer limpieza. Al principio deprime un poco, pero de vez en cuando sale alguna que te hace sonreír y pensar para tí mismo: “ésta sí.” Y así pasas un par de noches casi sin dormir porque no puedes parar. Necesitas el subidón de ver la buena entre tanta mala. Te picas revisando cómo hiciste cada foto y por qué esto se te escapó. Vives en pijama (porque esto dura varios días), te alimentas de lo que pillas y escuchas una y otra vez las bandas que tocaron el finde.

Y llega el momento de publicar. Como ya sabes cómo va te planificas. En mi caso primero una foto de cada banda, de algún miembro que sea muy reconocible y que sea un fotón. Ya le estamos pidiendo mucho al asunto. Has hecho cien mil fotos, y sólo necesitas una por banda, ¿por qué no la tienes? Pues no la tienes.

Me empeñé tanto en sacar esta foto que se me fue la olla editando (izquierda). Lo he arreglado, pero ahora ya no sé si dejarla en redes o quitarla y volverla a subir mejor (derecha)

Antes de entrar en pánico te organizas para editar primero las que sabes que están bien y las vas subiendo. Esto hace ilusión. Incluso los niños marginados de Instagram recibimos likes y nos convertimos en unos yonkis. Como estás publicando muchas fotos el móvil te arde y vives en un subidón. Cómo vivirá la gente que tiene miles de seguidores.

El caso es que estás enredado en tu propio protocolo de renombra-edita-etiqueta-firma que luego suele ir seguido de un selecciona-reencuadra-publica o de un selecciona-reencuadra-collage-refirma-publica. Y todo ello salpicado de programar cuándo subes qué. Las redes tienen su ciencia y luego cada uno tenemos nuestra locura, y compatibilizar ambas no siempre es fácil. A mi por ejemplo me gusta que las fotos en las que salen las mismas personas, o que podrían parecerse, no caigan cerca. O publico fotos que no son perfectas pero fueron dificiles. O me empeño en sacar los reflejos de las gafas de sol, aunque haya que recortar la foto 10 veces. Esas fotos, afortunadamente para vosotros, se quedan para mi perfil personal, donde puedo subir cosas random sólo porque me gustan xD. Bueno, y os voy a dejar una aquí, a lo loco!!

Locaaaaa. No se pueden ampliar tanto las fotos, no queda bien!!

A todo esto tienes que seguir editando, pero cada vez queda lo menos agradecido y empieza a dolerte el culo de estar sentado en una silla durante días. Y piensas: “Voy a hacer otra cosa”. Y recuerdas: “Coño! La crónica!!!” Y es aún peor. Amigos, ir de concierto mola muchísimo, repasarlo todo mentalmente también, releer lo que has escrito y recordar una noche mágica ni os cuento. Pero arrancar a escribir… Eso es una bache terrible, un vórtice temporal. No sabes si te vas a acordar de todo, lo que recuerdas se te atropella en la cabeza. Perezón!! Tenías que haberte puesto a escribir nada más llegar a casa pero te enredaste con las fotos y has perdido la euforia. Ante esta situación yo recomiendo ponerse a escribir lo primero que salga, sin pensar, y una vez que estás dentro el resto fluye solo.

Así que por eso estoy contándoos esto. Ahora me voy a poner a escribir sobre cómo fue el Festival Gigante 2017. Gracias por leer hasta aquí. Espero que os pique la curiosidad y estéis pendientes de Emergentes para leer la crónica y ver más fotos. Espero que sigáis visitando Emergentes, porque intentamos que siempre que vengáis tengáis algo interesante a lo que echar un vistazo. Y espero que este granito de arena en el mundo del periodismo musical se gane vuestro interés y vuestro respeto. Y que crezcamos y el año que viene las crónicas las escriba otro!!!  Jajaja. Nahhhh, me gusta escribiros!!! Si no os cuento cosas no puedo ser William Miller, El Enemigo. Y me encanta serlo 😀

 

Ya podéis ver la crónica y la galería completa del Festival Gigante en en el artículo: EL ENEMIGO: FESTIVAL GIGANTE (ahora sí que sí)

EL ENEMIGO: FESTIVAL GIGANTE

La crónica completa y todas las fotos

 

A continuación las mejores fotos que hicimos en el Festival Gigante. Si quieres ver la galería completa:

Festival Gigante 2017

Galería fotográfica completa