MARWAN Y SUS PAISAJES INTERIORES CONQUISTAN MADRID

Marwan - WiZink Center
Marwan estrena etapa y quiso dar el pistoletazo de salida en un concierto por todo lo alto en Madrid. Nada menos que el WiZink Center para demostrar que puede crear el ambiente más íntimo en el espacio más grande, y eso se merecía una buena fiesta.
Bárbara Téllez (@BbEmergentes)

Marwan lleva conquistando corazones un tiempo y ya era hora de verlo a lo grande. No seré yo la que diga nada en contra de los conciertos pequeños, pero qué alegría va ver un proyecto que ha crecido en los cafés y garitos de Madrid triunfar en el Palacio de los Deportes. Y sí, sé que ya no se llama así, pero para las cosas importantes me gusta usar su nombre importante, el que tenía cuando entré por primera vez y que suena grandioso.

Disfrutamos del primer directo de algunos de los temas que componen “Mis paisajes interiores”, así como de aquellos que llevaron a Marwan pasito a pasito hasta aquí. Así, disfrutamos de temazos como “Cosas pendientes“, “Cómo hacer que vuelvas” salipicados de las nuevas incorporaciones al repertorio como “Renglones torcidos“, que él mismo explicaba como: “Me jodes la vida y te hago 3 discos”. Quien no haya visto nunca a Marwan en directo tal vez no sabe que igual describe cómo te sientes en sus canciones, que te saca unas risas entre canción y canción. Supo traer la complicidad de los acústicos cara a cara a un espacio enorme como el WiZink, y eso es increíble.

“Me jodes la vida y te hago 3 discos”

No podían faltar en una noche así de especial algunos de los pilares en los que se apoya este disco y Marwan invitaba a su productor, Tato Latorre y al hombre que propició la intersección entre ambos: Diego Cantero (Funambulista) a tocar “Los restos de esta historia“. Qué pena los problemas de sonido, porque lo que vimos fue tremendo. Buenrollazo sobre el escenario para superar una ruptura y disfrutar de la camaredería de unos músicos que han abierto camino juntos. Se palpaban los kilómetros y las miles de horas de canciones juntos y nosotros absorbimos todo aquello como un regalo.

De camaradería iba la cosa y la banda abandonaba el escenario para dejar paso al dueto clásico: Marwan con Alejandro Martínez (piano y acordeón), que interpretaron “Ya te estoy imaginando” (poema recitado incluído) y “Ángeles“, que alternaba ritmo y melodía para ir calando una sala que  cantaba entregada. El dueto mágico nos dejó con un himno a la ciudad que ha visto crecer este proyecto y “Madrid” atravesaba la cancha entera empujado por casi 4000 voces que cantaban emocionadas sobre la firme base rítmica de Charlie Solano y Miquel Ferrer (bajo y batería respectivamente).

Marwan presenta "Mis paisajes interiores"

Volvía la banda al escenario para comenzar a desvelar los últimos ases en la manga y Marwan invitaba a Rozalén a cantar “Las cosas que no pude responder“. Fue una preciosidad de momento, un instante congelado entre los dos del que todos fuimos parte. De aquello quedó el recuerdo en nuestra memoria y los labios rojos de Rozalén en la mejilla de Marwan, que ya sé que no es relevante para la crónica, pero a mí me gustó. Seguía la fiesta y “Necesito un país” nos emocionaba con el lado más reflexivo de este proyecto para dar paso a “El chándal“, que aumentaba el ritmo para reventar en un solo que empezaba Dani Serrano al teclado y terminaba Kike Fuentes a la guitarra.

Con la energía por las nubes, Luis Ramiro y Tato Latorre se unían a la banda para tocar “Mi único motor” y rubricarlo con un duelo de guitarras que encendió el Palacio entero. Finalaco para un concierto que no podía quedar así y que nos dejó un bis cargado de la energía de un proyecto que va camino de las estrellas. Disfrutamos de “Un día de estos” con Alejandro Martínez al piano y Dani Serrano a la acústica y la gente enloqueció. Marwan avisaba de que querían acabar de buen rollito e invitaba a los colaboradores a cantar “Canción de autoayuda” en un final que acabó de sacar todo lo que quedaba dentro de cada una de las cabecitas que saltaban entregadas frente a un escenario que desprendía sonrisas.

Ir a ver a Marwan en directo siempre es un acierto. Es la cercanía de los conciertos pequeños, las palabras de alguien que cuenta tu historia sin conocerte, es ocurrente, descarado, bromista… Te hace alternar entre la emoción desmedida y la complicidad de unas cañas entre amigos. Te sientes acompañado y a la vez despreocupado. A veces se nos olvida, pero de los peores momentos salen las mejores canciones, y esas canciones pueden dar lugar a otros momentos maravillosos. Marwan bromeaba con que se está forrando gracias a su ex, pero si lo piensas despacio muchos nos sentimos comprendidos gracias a ella. Si lo piensas despacio, algunos de los peores momentos de Marwan lo han conducido al Palacio de los Deportes, y aquello fue tremendo.

A continuación os dejamos una selección de las fotos. Para ver la galería completa clicka aquí.

Marwan en WiZink

Todas las fotos

Leave a Reply

Your email address will not be published.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *