CON TODOS USTEDES MORGAN, ROMPIÉNDOLES EL CORAZÓN

Qué difícil es escribir sobre una banda sobre la que ya has escrito varias veces. Aquí no hay secretos, ya sabéis que soy muy fan. Morgan es una banda que suena a gloria, que juega con las intensidades y las texturas y que te desgarra con unas canciones que saben a soul y a blues. Es una banda que se sustenta de la complicidad cimentada durante años y de la que fluye cuando se trabaja de corazón. Se han ganado llenar la Joy Eslava y se han ganado todas las cosas bonitas que se dijeron en los corrillos aquella noche. Emocionaron con el escenario lleno y casi vacío, presentaron tema nuevo con la colaboración de Quique González y reventaron la Joy con la energía de una tormenta. Morgan… rompiéndoles el corazón
Bárbara Téllez (@BbEmergentes)

Un añito desde la presentación de “North” en la Sala El Sol  y poco más de dos desde que escuchamos por primera vez a esta banda y Joy Eslava hasta la bandera. Estas cosas no pasan a menudo, pero son bonitas cuando pasan. Si los temas dicen algo, si los músicos encuentran el punto en el que todos aportan algo especial al proyecto, si en directo emocionan… la gente responde. Morgan es un claro ejemplo de ello.

No quiero hacer otra lista interminable de temas porque si seguís Emergentes ya conocéis su repertorio, pero quiero contaros todos los momentos que hicieron especial aquella noche. Quiero contaros que el hammond de Chuches se entrelaza y salpica los ritmos precisos de Ekain y Ove, que cuando Paco toca se me eriza el pelo y que muero de amor con la voz de Nina. Que los cambios de intensidad en temas como “Work” o “Sometimes” te atraviesan el cuerpo y que la cadencia de “Cheesecake” te mece y te empuja.

Morgan - Praying

#VídeoRecomendado

Quiero contaros que en los conciertos especiales Morgan se rodean de familia y amigos y que no podían faltar las Golden Girls a los coros en temazos como “Praying”, que comenzó solemne para tornarse desgarrada bajo la voz de Nina. Y qué decir de “Home”. Qué digo. Si ese tema me emociona en casa cómo me explico cómo me siento cuando se elevan los coros y te llenan de esa letra que te rompe. Cuando crees que vas a reventar y los metales desgarran el aire. Magia pura.

Bien es sabido que a Morgan se le reclaman temas en castellano y aquella noche en Joy nos tenían preparada una sorpresa doble. Quique González salía al escenario para interpretar “Sargento con la complicidad de un hermano mayor. La añadió a las canciones de su vida y la cantaron desde dentro en un dueto que sonó bonito como pocos. Antes de marcharse dijo: “Con todos ustedes, Morgan, rompiéndoles el corazón”, y esta vez hemos querido cederle el título de la crónica a él como pequeño homenaje al apadrinamiento que ha dado a esta banda la visibilidad que merecía.

Morgan - Joy Eslava

Con los nervios a flor de piel después de este momento y Nina se quedaba sola para interpretar a voz y piano “Volver”, bonus track del disco debut de Morgan y uno de los temas más esperados de la noche. El arrullo de un coro recorría débilmente la sala, queriendo salir pero con miedo a tapar la voz de Nina, que fluía dolida y rasgada, y romper el momento. No sé si se emocionó y nos emocionamos o sintió que nos emocionábamos y se emocionó, pero algo absorbió todo el aire y nos quedamos suspendidos de sus dedos y flotando. “Si no paras de correr voy a dejarte y no voy a volver…”

No podía faltar a la fiesta Nur, que acompañó “Weather” intercalando voces con Nina y dejando un reguero de delicadeza. Los metales y el finalaco de hammond a cargo de Chuches dejaron la energía en el cielo. Hablando de vientos… qué desparrame en “Thank you”. Vaya locura esas notas cortadas, esas caídas y esa forma de retomar la canción, primero con el fliscornio de Alejandro Serrano al que se unió el trombón de Marcos Crespo y finalmente la trompeta de Iván del Castillo. Menuda inyección de energía para cerrar uno de los temas más positivos de “North”.

Morgan - Joy Eslava

Para los bises los chicos de Morgan nos sorprendieron con el tema a capela del documental “The ultimate Eagles” y con un poco de fiesta versionando a The Band con “The night they drove old pixie down”, que se cantó Paco interacalándose con los vientos. Y de rareza en rareza nos dejaron “El librero”, editado como una demo que sólo podemos encontrar en Youtube. Es casi un secreto, como la foto de un buen día de hace mucho, como el recuerdo de la primera vez que escuchaste esa canción, en otro universo. Empezó delicada para coger intensidad sobre el pulso de Ekain y Ove, que sostuvieron unos metales que cortaban el aire y se salpicaban del punteo de guitarra que saltaba ágil y caía con firmeza. Y todo esto alimentaba una voz que iba creciendo y creciendo hasta reventar de rabia en una ola que sacó todo lo que le quedaba a las 335 de Paco. Lo echaron todo, sin más. Para despedirse nos tocaron el adorable “Marry you” y nos quedamos con sonrisilla de tontos. Ya no estaba ni para apuntar, qué queréis que os diga. Qué maravilla de banda y qué maravilla de temas. Y ya está.

En un momento de cachondeo Nina añadió que este concierto tampoco habría sido posible sin ellos. No lo dijo en serio, pero no habría sido posible. Nina siempre se preocupa de dejar claro que ella no es Morgan, que Morgan es una banda. Así es, Morgan es una banda y tiene algo de todos sus miembros. Tiene buenos temas, tiene energía, desnudez y desgarro. Y los ves en directo y no puedes dejar de sentir la complicidad que recorre el escenario en forma de miradas y de sonrisas. Lo disfrutas más porque les ves disfrutar y lo sientes más porque lo sienten ellos también. Sin artificios, sin historias… son lo que son. Son Morgan, y es una maravilla.

Morgan - Joy Eslava